SÁDICA, VIOLENTA, CONMOVEDORA Y HUMANA

2.63k

El juego del calamar, la serie de Netflix que está dando que hablar, realmente entretiene, y si bien no es novedosa para los conocedores de cine distópico y obras japonesas (Battle Royale, los mangas adaptados al animé Kaiji o incluso Gantz), sí consigue cautivar por otros aspectos: buenos personajes, estética, inteligencia, giros inesperados, buen manejo del suspenso. En definitiva: poco relleno (y eso siempre se agradece cuando uno quiere suspenso, acción y violencia).

Sobre El juego del calamar se pueden decir muchas cosas, pero en ello está el peligro de spoilear. No caeremos en eso, de manera que nos iremos a lo sustancial.

Puede parecer una locura pero El juego del calamar es un constante naufragio entre la podredumbre y la nobleza humana. Surgen interrogantes interesantes tales como hasta dónde somos capaces de llegar por dinero, ¿debe darnos remordimiento traicionar?, qué tan cierto es que los más fuertes sobreviven.

La trama consiste en una misteriosa ‘agencia’ que le ofrece a hombres y mujeres endeudados, ludópatas, adictos, mafiosos caídos en desgracia, entre otras joyitas de la sociedad coreana, participar en un evento para hacerse de buen dinero claro que con ciertas condiciones que solo conocerán si aceptan, siendo la más importante, sobrevivir porque ¡todas las pruebas son retos mortales! Te equivocas y te mueres. Y nadie se entera, total -y aquí una de las más desapercibidas críticas del film- ya para la sociedad eres un N.N. ¿A quién le importaría si desapareces para siempre?

En El juego del calamar, como buen thriller coreano, hay sadismo como el que nos gusta y podemos apreciar en I saw the devil o en Oldboy. También hay violencia (y mucha) aunque tratada de una forma bastante paradójica y por lo mismo interesante: ¡los retos son juegos infantiles! Que manera tan brillante de bajarle intensidad a un concentrado de horror y muerte. Actividades alegres, que rememoran la niñez, con desenlaces fatales.

Mientras todo esto pasa tenemos otra historia. La de un policía que perdió a su hermano. Sospecha que pudo ser víctima de esta locura por lo que hará todo lo posible por infiltrarse. ¿Lo logrará? Por supuesto. Ahora, la pregunta que de verdad importa es otra: ¿encontrará a su hermano?

El juego del calamar consta de 9 capítulos de alrededor de 50 minutos promedio de duración. Con un final algo condescendiente, la serie se proyecta de forma clara y evidente para contar con una segunda temporada.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register