UN CLÁSICO CON SABOR A EVANGELION

870

Shin Gojira (2016) fue más que una grata sorpresa ya que no estamos frente a un insípido y tedioso nuevo remake del lagarto más famoso del cine. No, nada de eso. Shin Gojira (o Godzilla), resulta ser una apuesta fresca, vigente, con un sello propio, y de cierta manera incluso disruptiva dándole un aire diferente al típico monstruo gigante torpe, poderoso y con puntos débiles.

Shin Gojira es una apuesta muy interesante de la afamada productora Tōhō (quienes trajeron por primera vez al cine la historia del reptil en 1954 con la actuación del gran Takashi Shimura) principalmente por dos cosas: primero, porque Hideaki Anno -el creador de Evangelion- es el guionista y co-director de la película; y segundo, por su impecable, pero impecable extensión: ni un segundo de más, ni un segundo de menos. Cada escena dura lo que tiene que durar. No hay tiempo para rellenos. Shin Gojira tiene esa particularidad: es un concentrado sabroso de cine de monstruos, no como los remakes gringos (especialmente pensando en el de 1998) en donde Godzilla se ve diluido por historias algo tontas y aburridas quitándole el protagonismo que debiera tener en todo momento un gigante.

En Shin Gojira ocurre todo lo contrario, porque el claro protagonista es él, una bestia atómica que va evolucionando a medida que avanzan los acontecimientos, y en donde no existe una contraparte clara. Nos referimos a la figura de un «héroe». Podríamos incluso hilar más fino: la fuerza opositora a Godzilla no es un individuo, sino que es un grupo, y este grupo representa de manera magistral la intención misma de la cinta: demostrar que la inteligencia de la sociedad japonesa es capaz de todo. El intelecto vs. la catástrofe.

Un toque a Evangelion

Como dijimos antes, uno de los elementos que hace de Shin Gojira un film interesante es la presencia de Hideaki Anno en el equipo y sí que es notorio. La banda sonora nos remonta de inmediato a los adrenalínicos momentos de Evangelion. Piel de gallina asegurada. También posee cierta narración similar. Eso ya lo notarán. Mejor dejarlo ahí. Sin explicar. Y que resulte como un incentivo para que la vean.

Shin Gojira queda como una película obligatoria para los amantes del género Kaiju. Cuenta con efectos especiales generados por computadora que van de menos a más (y lo digo en serio: al principio uno se pregunta ¿se trata de una mala broma?, pero calma… que al poco andar remiendan el insulto visual que aparece casi como una cachetada).

El hombre que está detrás de los efectos es nada menos que el co-director Shinji Higuchi, quien es conocido por haber llevado al cine el manga «Ataque de los titanes».

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register