NADA ES LO QUE PARECE

568

En esta nueva entrega, Park vuelve a deleitarnos con un drama -esta vez de época y erótico- que cala en la perversión del ser humano. Si bien en otras cintas aborda de manera magistral la venganza como motor de acción, en The handmaiden, lo hace con la idea del engaño. La huida a como de lugar. Sin importar traiciones, en un mundo de apariencias, sin ética ni moral.

La trama

En The handmaiden la historia gira en torno a la acaudalada heredera de una fortuna inconmensurable llamada Hideko, quien frágil e ingenua, está condenada a casarse con el libidinoso de su tío para que éste pueda adjudicarse su herencia.

Dentro de esta línea, aparece una banda de delincuentes que montan un plan perfecto, de manera de enamorar a Hideko y así dar el gran golpe.

Bajo una trama sorprendentemente dinámica, en donde a la vuelta de la esquina hay un giro inesperado que muestra nuevas facetas de los personajes, la película consigue ser como un gran puzzle gracias a un montaje inteligente que funciona para reordenar los acontecimientos; y que es, en definitiva, el gran determinante para que vaya dilucidándose quiénes son los personajes de esta historia detrás de las primeras apariencias.

Park Chan-wook tiene su fórmula para cautivar a la audiencia que no es otra que la de buscar espanto en el espectador. Que degenerado, que rudo, sádico. se escuche al salir de la sala de cine. Algo que le va muy bien. Y que sin dudas vuelve a conseguir con The handmaiden.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register