LITROS Y LITROS DE VANIDAD LÍQUIDA

663

Beauty water es otra clara demostración de cómo el cine coreano viene haciendo las cosas bien con la animación consiguiendo no solo contar buenas historias con argumentos y diálogos potentes, sino además con una estética que los diferencia: un fino acto de distinción que los aleja de su vecino Japón, el gigante, con toda justicia y mérito, de la animación.

Con el tiempo, como occidentales hemos ido teniendo acceso a este rincón oculto de la cinematografía coreana, no pocas veces inspiradas en manhwas (una suerte de versión propia del manga); este es, precisamente, uno de esos casos.

Beauty water da cuenta de una realidad latente de Corea: la obsesión por el físico, las cirugías plásticas, de la imitación por las Idols, la importancia de la belleza a todo costo; no por nada Corea del sur es uno de los países que más demandan estas intervenciones.

En Beauty water, la protagonista es una mujer de mediana edad, gorda, no muy agraciada ni tampoco que destaque por su simpatía. Sufre de acoso por parte de sus pares. Su vida es una desgracia completa. Vive con abnegados padres que lejos de no apoyarla, siempre están presentes. Eso es lo bueno. O malo. Depende por dónde se le vea.

Durante el acontecer de la historia, la protagonista dará con un producto que promete ser milagroso: «beauty water», una suerte de tónico embellecedor que permite moldear el cuerpo a gusto del cliente. Suena bien, ¿no?

La película es bella en cuánto a su extraña estética. No es el tipo de animación que en lo personal me guste pero de que está bien trabajada, lo está. Beauty water es beuty en este sentido, sin duda. Pero en cuanto a la trama es bastante oscura, sórdida, terror, horror… Da para pensar que optaron por hacerla animada no por un tema de presupuesto, sino para no darle un cariz no real. Que todo quede trazado. Separado de lo humano como diciendo: solo se trata de una propuesta artística. Pero el tipo de animación no invita a pensar en ello.

Beauty water, una potente película con un final notable.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register