UNA APUESTA MUY ENTRETENIDA

569

Tazza: the high rollers resultó superar todas mis expectativas. Estamos frente a una película de lleno comercial, de esas pensadas en llenar salas de cine (y que lo logran sin problemas); no por nada estuvo dentro de las más vistas en la historia de Corea del Sur, todo una hazaña dentro de un país cada vez más fértil y de calidad cinematográficamente hablando.

La historia va acerca de Goni, un apostador de poca monta que se ve rápidamente en problemas luego de perder todo el dinero que le robó a su hermana. Ante este escenario, buscará ayuda para ser el mejor apostador y así recuperar lo perdido. ¿Podrá hacerlo?

El mundo de las apuesta ilegales es el gran protagonista. De apuesta ilegales, claro que de etiqueta. Millonarios que apuestan millonadas. Y pobres diablos que aspiran a competir en base a su peor aliado: la esperanza; en un ambiente en donde todo es trampa y dista mucho de haber azar.

Rápidamente la película entusiasma. Toma pulso, maneja bien la intriga y se hace inteligente. No tanto, pero lo hace. Recordemos que estamos frente a una película comercial. Sin pretensiones más que dejar una que otra escena para el recuerdo.

Otro buen ejemplo de porqué el cine coreano está donde está. ¡Cuánta maestría se maneja al momento de cerrar la historia! Finales consistentes, entretenidos, que no defraudan. Agilidad en el relato, ideas claras, personajes carismáticos de una u otra forma.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register