Black Lagoon

NAVEGANDO A TRAVÉS DE LA VIOLENCIA

86

La serie animé Black Lagoon está basada en el manga del mismo nombre, cuyo autor es Rei Hiroe y cuenta con dos temporadas de doce capítulos cada una de una duración de poco menos de 25 minutos.

El estudio Madhouse logra con la maestría que lo caracteriza poner en movimiento y color las páginas del manga. Se trata de una excelente adaptación: llena de adrenalina, violencia, balas, velocidad. Black Lagoon se luce desde todas las aristas: animación, banda sonora, guion. Su propuesta resulta adictiva.

La trama

Rokurō Okajima, un oficinista japonés, termina siendo secuestrado por unos piratas provenientes de la ciudad de Roanapur. Este sería el punto de inflexión de su vida y el arranque a esta espectacular historia llena de acción y violencia.

La banda está compuesta por Revy, una sexy pistolera de muy mal carácter; Benny, el informático del equipo, de bajo perfil; y por el líder, Dutch, inteligente, reflexivo y quien toma las decisiones abordo del «Black Lagoon». Sin embargo, se abre un cupo, y quien lo toma es nada menos que el secuestrado. Desde ahora se hará llamar «Rock».

La mezcolanza de personalidades de lo más variopintas junto con las habilidades de cada uno, provocan la instantánea complicidad con el espectador. ¡Black Lagoon consigue entretener con facilidad!

En la ciudad de Roanapur, en donde acontece la historia, coexisten diversos actores de los bajos fondos: la mafia rusa, la italiana; la tríada china, el cartel colombiano, la yakuza japonesa. Y si a ello le sumamos sicarios, putas, drogadictos, polis corruptos… se da un caldo de cultivo exquisito aliñado con sangre, pólvora, venganza y una pizca de humor.

Las misiones de la compañía Lagoon suelen estar intrincadas con alguna de esas bandas criminales, en muchas ocasiones con el Hotel Moscú, liderada por la capitana Balalaika. O con la Iglesia de la Violencia en donde la Hermana Eda está consagrada a la sangre (pero no precisamente la de Cristo).

Black Lagoon destaca por su hermosa animación. Uno de sus puntos más fuertes sin duda. Y en cuanto a la trama, claro, no faltará quien critique que caiga en las típicas peleas de 100 contra 1 o de pistolas que parecieran tener balas infinitas. ¡Pero venga!, los invito a no ponerse tan puristas. Si bien es una historia que podría ser perfectamente real, no es secreto que a los mangakas le gusta ponerse creativos y poner mucha pirotecnia, sensualidad, destrezas imposibles; ¡es parte del encanto!, ese fino acto de distinción que nos hace recordar que estamos, felizmente, ante una ficción (porque a veces se pone tan pero tan sórdida y triste que no dan ganas de seguir creyendo en la humanidad).

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register