Golgo 13

EL ASESINO QUE TRANSPIRA SANGRE Y PÓLVORA

686

Golgo 13 es sin duda una película animé que no debería pasar desapercibido. Duke, el letal asesino de semblante inexpresivo jamás falla. Cuando se le encomienda una misión, el gatillo ya está preparado, su mirada penetrante dispuesta y sus nervios de acero listos para la acción.

Grata sorpresa me llevé con Golgo 13. Estamos frente a una película en todas las de la ley. Animación para adultos, erótica y sanguinaria. Poesía visual en cada toma. No cabe dudas que es un híbrido exquisito de cine negro animado a la japonesa. Con asesinos excéntricos y que caen, a veces, en lo sobrenatural. Y otros, de un aspecto casi ridículo que busca acentuar el porqué de sus apodos.

Duke (con nombre clave “Golgo 13”) asesina al hijo de un magnate occidental. Este, buscará venganza sin escatimar en gastos ni en códigos éticos ni morales. Es así como se verá involucrada la CIA, el FBI y también el Pentágono, con el único objetivo de erradicar al asesino más letal del mundo. ¿Exageración? ¡es decir poco!

Lo exquisito de la trama es como va evolucionando sin detenerse. Comienza con un asesinato a distancia, luego una misteriosa mujer entra en escena, para finalmente decantar en una vorágine de traiciones, asesinatos y depravaciones. Una historia retorcida por donde se le vea aunque claro… con ese gusto a cine negro propio de Occidente.

Es así como Golgo 13 se consolida como un híbrido excelente: sadismo asiático presentado como una historia policíaca. ¡Una genialidad!

Por lo demás, la animación misma, es en sí misma poética. Ya sea en los ángulos imposibles, reflejos en el agua, siluetas de ensueño, movimientos de agonía y de lujuria, rostros muy expresivos… a tal nivel de perfección y meticulosidad, que por muy toscos que se vean, logra que muchas veces los diálogos sobren.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register