Getting home: la kilométrica amistad entre un vivo y un muerto

586

Zhao y Liu son más que amigos, verdaderos compadres. Se conocieron en el trabajo en donde forjaron una unión tan fraterna que se prometieron una cosa: en caso de que uno muera, el otro deberá llevarlo a su pueblo natal para que descanse en paz.

De esta manera Zhao se verá con el deber de cumplir lo pactado teniendo que recorrer una larga distancia junto con el cadáver de su amigo a cuestas. La pobreza y falta de medios le dará ese toque cómico e ingenioso que en definitiva entusiasma y fascina: las peripecias por las que tendrá que pasar Zhao para transportar de la manera más desapercibida posible a un muerto. Lo intentará en un autobús lleno de gente, dentro de una rueda vacía; ayudándose de una peluquera, un policía, un ciclista, un viejo de lo más curioso, en fin… una atmósfera cargada de emoción. Emoción que hacía al caminante hacer camino al andar. Pero Zhao está contra el tiempo: ¡Liu se descompone! ¿Logrará su cometido pasando inadvertido? Eso estará por verse.

Getting home convence. Una excelente película independiente al estilo de un precario road movie para disfrutar y hacer vibrar el corazón. Una verdadera delicia oriental que se hace obligatoria de ser vista.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register