A LA CAZA DE ACTIVISTAS

48.94k

La caza de ballenas, una práctica milenaria por diversas civilizaciones -entre ellas la escandinava y japonesa- se ha visto mermada por considerarsele sanguinaria, ilegal y dañina para el ecosistema oceánico.

Keiko Yagi expone desde un prisma interesante y sin tintes de fanatismo, cómo activistas occidentales llegan a la pequeña ciudad pesquera Taiji (Japón) para registrar material audiovisual difundible.

Mediante entrevistas con miembros de asociaciones ambientalistas, así como de ex-pescadores y ciudadanos de Taiji, la directora despliega un abanico de inconsistencias y dubitaciones; y abre la puerta para adentrarnos en conocer el vínculo milenario de la cultura y gastronomía japonesa con las ballenas.

Lo que en definitiva consigue Yagi es ir a la caza de activistas fanáticos que lo único que persiguen es lavar el cerebro a las audiencias. Y lo hace muy al estilo «Michael Moore«. Puede gustar o no, pero indudablemente lo hace un relato más interesante. Surgen declaraciones muy lúcidas que vienen a ser una radiografía del sentimiento japonés que tan reprimido llevan consigo. ¿Cómo ven al hombre occidental? Bajo una premisa racista, sería: anglosajones, caucásicos, animales, etnias de color.

De esta manera se explican el ahínco en defender los derechos de los animales en detrimento a los suyos, porque, a decir verdad, ¿no hacemos lo mismo -o peor- matando reses, aves y cerdos? Los fundamentos que se van exponiendo se prestan para una reflexión interesante más allá si termine por convencernos de la legitimidad de la práctica o no.

Un documental que considero complementario para ver después de The Cove. La otra cara de la moneda. Una visión necesaria, ¿y porqué no? tanto más válida que la occidental.

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

¿Qué te pareció?

You don't have permission to register