UN BUDISTA QUE COMBATE EL MAL

875

Cuando antes de iniciar una película oriental aparece la cortina de la Shaw Brothers, ya nos podemos hacer una idea de lo que se viene: artes marciales, sangre muy falsa (casi naranja), cámaras rápidas, zooms exagerados, montajes desprolijos, armas de aluminio, efectos de sonido de cuchillería barata…

Pero también podemos esperar una historia fantástica, entretenida, llena de acción y una sobredosis de Kung fu. Y es precisamente lo que La cámara 36 de Shaolin nos regala: un peliculón de antología protagonizado por el gran Gordon Liu. Y de Liu podemos decir también un par de cosas que lo caracterizan. Este actor de singular semblante tiene algo que lo caracteriza y que se puede apreciar durante todo el filme: las escenas fáciles le salen pésimo, así como las difíciles perfectas. Está ironía le da un toque cómico a sus películas. A considerarlo al momento de ver su filmografía.

¿Y a qué va todo esto?

La trama es algo típica pero adopta un nuevo aire en las alturas del templo Shaolin. En pocas palabras, un pueblo sufre la ocupación de un general tirano que destruyó y asesinó a su antojo. San Te, cansado de la situación y bajo una profunda impotencia, se infiltra al templo Shaolin para ser el mejor, vengarse y de paso, liberar a su pueblo. Para hacerlo deberá pasar por 35 cámaras de entrenamiento. ¿Lo logrará?

La cámara 36 de Shaolin es una cátedra a la perseverancia. A la idea de si tienes una causa, podrás llegar lejos. Muy lejos. Y lo hace mostrando la evolución del protagonista de un estudiante a un monje budista.

Lo notable es que La cámara 36 de Shaolin escapa al concepto de la «no violencia» tan arraigado en la cultura de los monjes chinos. ¿Es válido ocupar el Kung fu como un medio violento para conseguir un fin?

Y no sé engañen: no por llevar en su título «Shaolin» se vendrá una historia de redención pacífica. Para eso hay otras películas. Otras productoras. No la Shaw Brothers. Eso jamás.

Acerca del autor

Villano de día, crítico de cine de noche. Disfruto viendo cine bueno, cine feo pero por sobre todo cine malo (como yo).

You don't have permission to register