UN JAQUECOSO AL VOLANTE Y TRES LADRONES QUE SECUESTRAN SU AMISTAD

670

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que revisamos una película de Sabu; director japonés que se diferencia de sus contemporáneos por la sencillez en como aborda situaciones absurdas. Hace del drama una buena comedia. Nada de escenas bizarras o diálogos sin sentido. Todo en Sabu es inteligente. Y Drive no es la excepción.

Al igual que en Monday, Drive tiene como protagonista a un muy común y corriente hombre de pocas palabras que por una situación imprevista y ajena a su rutina, se ve envuelto como cómplice de un robo. Se llama Asakura (Shin’ichi Tsutsumi), una suerte de oficinista que sufre de fuertes jaquecas debido al estrés, muy honesto y fiel creyente en las normas del tránsito. Su anodina personalidad lo hace pasar desapercibido para el mundo, excepto para un banda criminal que repentinamente se sube a su auto dando así comienzo a una alocada historia en donde cada delincuente tendrá que elegir entre ir por su parte del dinero robado o hallar la redención para comenzar una nueva vida. Asakura, quien es de poquísimas palabras, tiene mucho que decir al respecto.

Como de costumbre en las películas de Sabu, Drive tiene un manejo magistral de planos; la fotografía muy bien tratada. Y en donde los diálogos no son precisamente los protagonistas. El montaje habla por sí solo; las escenas deleitan por su creatividad. ¡Bien Sabu!

Acerca del autor

Crítico de cine y fanático de la comida china. En búsqueda de la mejor película asiática mientras devoro wantanes (porque, sinceramente, son mucho mejores que las gyosas y los arrollados primavera).

You don't have permission to register